COMO CONSEGUIR UNA HIPOTECA SIN AVAL

Para muchas personas no es fácil conseguir un aval que esté dispuesto a firmar nuestra hipoteca para garantizar el pago. Cuando queremos pedir a la entidad bancaria que nos conceda una hipoteca sin aval debemos tener en cuenta que tendremos que cumplir unos requisitos más estrictos que cuando ofrecemos garantías hipotecarias. Esto ocurre porque la figura del aval responde ante el impago de la deuda, al no presentar un aval el banco asume un mayor riesgo y por tanto nos exigirá más requisitos.

En realidad no se debería pedir aval en préstamos que no superan el 80% del importe solicitado.

Vamos a ver qué condiciones deben darse para conseguir una hipoteca sin aval. 

Entre otras, valoran la edad de los solicitantes, cuanto más jóvenes, más facilidad. El tipo de contrato es otra variable, se deben demostrar ingresos asiduos y estables en el tiempo, que se puedan verificar mediante vida laboral, nóminas, declaración de la renta, etc. Los bancos se aseguran también de que los compradores no van a utilizar más del 35% de sus ingresos mensuales para efectuar el pago de la hipoteca.

Con este tipo de hipoteca sin aval el banco suele exigir que se contrate un seguro adicional sobre la hipoteca, que se suele incluir en el total y se paga en cada mensualidad. Esta garantía actúa como “avalista” si el cliente no puede pagar las cuotas.

Necesitarás:

-Un comparador de hipotecas.
-DNI original y fotocopia.
-Fotocopia de las 2 o 3 últimas declaraciones de la Renta.
-Fotocopia de las 3 últimas nóminas y certificado de la vida laboral.
-Fotocopia del contrato de compra venta.

Requisitos:

1.Necesitas tener ahorrado un mínimo del 30% del importe de la compra venta. 

2.Situacion laboral estable,contrato indefinido, y aser posible cierta antigüedad.

3.No aparecer en ningun fichero de morosidad.

4.La cuota hipotecaria que pagarás mensualmente no puede superar el 30% de los ingresos netos mensuales

5.Visita un comparador de hipotecas y solicIta por escrito hipotecas y sus condiciones.

¿QUE HACER SI TIENES TODAVIA UNA CLAUSULA SUELO?

Os facilitamos algunos consejos para reconocer si tienes clausula suelo y como actuar.

Según Adicae, más de 2 millones de hipotecas mantienen cláusula suelo.

¿Que es una clausula suelo?

La mayoría de hipotecas en España están referenciadas al euríbor. Se trata de una tasa de intereses que se calculan a nivel europeo y que fluctúa constantemente .

Así, se conoce como suelo de la hipoteca aquel que fija un porcentaje mínimo aunque el interés surgido de la suma del Euribor y el diferencial sea inferior.También se le llama suelo hipotecario cuando se establece un porcentaje mínimo al Euribor aunque su valor en el mercado sea otro.

Muchos clientes han firmado con sus bancos su hipoteca sin saber qué es una cláusula suelo, y qué consecuencias tiene, y eso ha provocado en determinadas operaciones, que esa cláusula suelo pueda considerarse abusiva o “poco transparente”, y por tanto, susceptible de ser reclamada judicialmente con un alto índice de probabilidades de éxito.


¿Cómo puedo saber si mi contrato hipotecario incluye una cláusula suelo?

Desgraciadamente existe la posibilidad de que la entidad nos mienta. Por este motivo, no hay más remedio que revisar minuciosamente la escritura del préstamo hipotecario pues la cláusula suelo nunca viene con esa denominación, sino que viene camuflada con otro nombre.

Algunos ejemplos para denominar la cláusula suelo en los contratos son:

Límites a la aplicación del tipo de interés variable.
Límites a la variabilidad.
Sobre el tipo de interés variable.
Túnel hipotecario.
Limitaciones a la baja del tipo de interés.
Tipo de interés mínimo.
Horquilla de interés.
Limitación del tipo de interés.
El tipo de interés pactado no podrá ser superior a «x» ni inferior a «y».

¿Qué hacer si tienes todavía una cláusula suelo?

Una vez que el cliente ha comprobado que su contrato hipotecario incluye límites suelo en los tipos de interés aplicables, debe acudir a su entidad para reclamar la eliminación de los mismos. Las entidades suelen negociar con el cliente nuevas condiciones, que suelen ser el paso a una hipoteca de tipo fijo o el aumento del diferencial de la hipoteca de tipo variable vigente.

Consulte con un abogado sus opciones.

Si finalmente la respuesta es negativa, o simplemente vemos cómo pasan las semanas sin que el banco nos dé ninguna respuesta, el siguiente paso es demandar a la entidad, pues no debemos olvidar que la cláusula suelo es legal en España, y el banco no tiene por qué quitarla si no quiere a menos que un juez le obligue.

Si el cliente desea recuperar las cantidades de más, deberá iniciar un procedimiento judicial en el que reclamará la eliminación de la cláusula suelo, la devolución de los importes pagados de más asi como los intereses.