Más de 30 versículos bíblicos sobre la protección contra enfermedades y dolencias.

Desde tiempos inmemoriales, la Biblia ha sido una fuente de consuelo, sabiduría y guía espiritual para millones de personas alrededor del mundo. A lo largo de sus páginas, encontramos versículos que abordan innumerables temas de la vida cotidiana, entre ellos, la protección contra enfermedades y dolencias. En este artículo, te presentamos más de 30 versículos bíblicos que nos brindan esperanza y fortaleza en momentos de dificultades de salud. Ya sea que estés enfrentando una enfermedad personalmente o desees orar por la salud de un ser querido, estos versículos te acompañarán en tu camino hacia la sanidad y protección divina.

Millones de personas mueren cada día a causa de diversos tipos de enfermedades.

Debemos agradecer a Dios diariamente por nuestras vidas.

Ayer mismo tuvimos un caso sospechoso de coronavirus en el hospital.

Todos teníamos miedo de la posible propagación en nuestras instalaciones.

No hay ningún equipo de protección en mis instalaciones aparte de mascarillas y guantes.

Pero no tuve más remedio que intervenir.

Rápidamente lo aislé y llamé a las autoridades necesarias para realizar la prueba.

Sabía que estaría expuesto de una forma u otra.

Pero también creí en ello. El poder de Dios para protegerme de enfermedades y dolencias.

Por suerte el resultado fue negativo.

Dios nos protege de infecciones invisibles todos los días.

E incluso cuando nos enfermamos, Dios sana milagrosamente nuestras dolencias.

El Las escrituras dicen

Mil pueden caer a tu lado,
diez mil a tu diestra,
pero no se acercará a ti.

Salmo 91:7

Así que no hay necesidad de entrar en pánico.

Con casi 2 millones de casos confirmados de coronavirus, Dios puede protegerte.

Él es capaz de cubrirte con su escudo y proteger tu hogar.

El salmista David dijo:

Él te cubrirá con sus plumas,
y bajo sus alas encontrarás refugio;
Su fidelidad será tu escudo y baluarte.

Salmo 91:4

Si está luchando contra alguna enfermedad, hay muchos versículos bíblicos sobre la protección contra las enfermedades que pueden fortalecerlo.

No hay motivo de alarma.

Incluso en medio de las muertes por coronavirus, Dios preservó y sanó a su pueblo.

Para inspirarte hoy, he recopilado versículos de la Biblia sobre la protección contra las enfermedades.


Recomendado para ti


Contenido

Versículos de la Biblia sobre la protección contra las enfermedades.

Más de 30 versículos bíblicos sobre la protección contra enfermedades y dolencias.

1 Salmo 34:7

Más de 30 versículos bíblicos sobre la protección contra enfermedades y dolencias.

el ángel de Señor se reúne en torno a los que le temen,
y él los entrega.

¿Está usted luchando con problemas de salud? ¡Sé valiente! Salmo 34:7 ofrece un rayo de esperanza. Habla de la presencia protectora de Dios, encarnada en sus ángeles. Pero, ¿cómo podemos hacer realidad esta promesa en medio de una enfermedad rampante?

Mientras profundizamos en el núcleo de la protección angelical, consideremos la experiencia de Daniel. Atrapado en la guarida de los leones, enfrentándose a una muerte casi segura, escapó ileso. ¿Cómo? La fe de Daniel aseguró la protección de Dios, incluso en las situaciones más peligrosas. Hoy nos encontramos en un tipo diferente de guarida de leones: la crisis sanitaria mundial.

Curiosamente, muchos trabajadores de la salud se mantuvieron sanos en medio de la pandemia de COVID-19. ¿Tu explicación? La fe en la protección de Dios, un testimonio contemporáneo de ella Salmo 34:7.

Veamos versículos relacionados. Salmo 91:10 aseguró: “Ningún daño te sucederá, ningún desastre se acercará a tu tienda”. Proverbios 18:10 declara: “El nombre del Señor es una torre poderosa; Los justos entran corriendo y están a salvo”. Juntos, estos versículos refuerzan la idea de la protección divina contra las enfermedades.

Esta protección cobra vida cuando demostramos fe y reverencia por Dios. Crea un escudo espiritual contra las enfermedades sin descuidar las prácticas médicas ni un estilo de vida saludable.

Entonces, ¿qué significa esto en la práctica para los creyentes? Contamos con una red de seguridad espiritual en nuestra lucha contra las enfermedades. Dios es nuestro refugio y protector, creando una barrera angelical contra la enfermedad.

Finalmente, los invito a aceptar esta protección divina. Como Daniel, tenga confianza firme en el poder de Dios. Les insto a recordar que Dios es nuestro refugio, nuestro sanador, nuestro escudo.

No importa los desafíos que enfrentemos, podemos confiar en su promesa protectora. Es nuestra defensa inquebrantable contra las enfermedades, una promesa a la que todos podemos aferrarnos. En nuestro mundo incierto, esta promesa de protección sigue siendo una piedra angular confiable.

2 Salmo 91:11

Más de 30 versículos bíblicos sobre la protección contra enfermedades y dolencias.

Porque él dará órdenes a sus ángeles acerca de ti.
para protegerte en todos tus caminos;

La vida puede ser incierta, pero una cosa sigue siendo cierta: la promesa divina de protección divina. Esta seguridad, encontrada en Salmo 91:11presenta un cuadro reconfortante de la cuidadosa vigilancia de Dios sobre nosotros.

Respectivamente Hebreos 1:14Los ángeles sirven como espíritus ministradores. Estos seres divinos actúan como nuestros guardianes, protegiendo a aquellos destinados a la salvación. Su función no se limita a la protección contra daños físicos. También ofrecen protección contra riesgos para la salud.

Este cuidadoso plan subraya la preocupación de Dios por nuestro bienestar y extiende su protección a nuestra salud.

Una comprensión más profunda de esta promesa proviene de la tentación de Jesús en el desierto (Mateo 4:6). Aquí el diablo ha usado mal el Salmo 91:11 y ha sugerido que Jesús estaba probando la protección de Dios.

La respuesta de Jesús es un poderoso recordatorio de que las promesas de Dios no deben ponerse a prueba a la ligera. Esto nos enseña la importancia de equilibrar la fe en la protección de Dios con el cuidado personal responsable, especialmente cuando se trata de nuestra salud.

Ahora analicemos esto con un informe real. Piense en los misioneros que van a zonas afectadas por enfermedades para compartir el evangelio. A pesar de los riesgos para la salud, se mantuvieron sanos.

Atribuyeron su robusta salud a su fe en el Salmo 91:11. Este Testamento muestra la manifestación tangible de la promesa protectora de Dios en las vidas de los creyentes.

Sin embargo, esto no pretende dar la impresión de que los creyentes sean inmunes a las enfermedades o que puedan ignorar descuidadamente las pautas de salud. En cambio, enfatiza que podemos confiar en nuestra fe en la protección de Dios durante los problemas de salud. Nos invita a confiar en que los guardianes divinos están de nuestro lado y que nuestro Creador se involucra en nuestra salud.

En conclusión, nuestro viaje hacia la salud está en las capaces manos de Dios. ¿Qué hay que temer cuando se nos asignan guardianes celestiales? Así que aférrate a las promesas de Dios y camina por fe, sabiendo que Dios nos protege.

3. Éxodo 15:26

Más de 30 versículos bíblicos sobre la protección contra enfermedades y dolencias.

Él dijo: «Si escuchas atentamente Señor Si prestáis atención a sus mandamientos y obedecéis todos sus mandamientos, no os traeré ninguna de las enfermedades que envié a los egipcios, porque yo soy él. Señorquien te cura”.

Dios, conocido como Jehová Rapha, proclama su carácter de sanador Éxodo 15:26. Esta escritura destaca dos aspectos: Su protección preventiva y Su sanidad restauradora. Su escudo nos protege de las enfermedades, mientras que su toque nos trae salud cuando enfermamos.

Este tema también se puede encontrar en otros escritos. Salmo 107:20 confirma su poder curativo y enfatiza que va más allá de lo físico y abarca lo mental y emocional. Jeremías 30:17 reafirma su promesa de restaurar la salud y curar las heridas.

Estos versículos forman un hilo conductor que conecta la narrativa del Antiguo Testamento y subraya el compromiso divino con la sanación y la protección.

Como cristiano, encuentro la historia de la curación de Naamán en 2 Reyes 5:1-14 particularmente esclarecedor. Como leproso y comandante arameo, Naamán experimentó de primera mano el poder de Jehová Rafa. Su restauración después de sumergirse en el río Jordán siete veces bajo la dirección del profeta Eliseo subraya la inquebrantable capacidad de Dios para sanar.

Las intervenciones divinas sobre las que leemos no se limitan a los tiempos bíblicos. Incluso hoy en día existen numerosos informes de recuperaciones milagrosas de enfermedades incurables. Estos personajes atribuyen su curación a la intervención divina, conectando la narrativa moderna con la antigua.

En resumen, las promesas de protección y sanación de Dios no son abstractas; son realidades tangibles. Su papel como Jehová Rapha trae esperanza a los afectados. No estamos solos en nuestra lucha contra las enfermedades. Con él podemos superar los desafíos de salud sabiendo que sus efectos curativos son omnipresentes.

Esta promesa no es sólo un fragmento de texto histórico; es una realidad viva. Confía en la promesa de Jehová Rapha. En él encontramos esperanza, protección y curación.

4. Salmo 103:3

Más de 30 versículos bíblicos sobre la protección contra enfermedades y dolencias.

quien perdona todos tus pecados
y cura todas tus enfermedades,

Salmo 103:3 promete: “Él perdonará todos tus pecados y sanará todas tus enfermedades”. Este versículo ofrece dos garantías: perdón y sanidad. Es la piedra angular de la sanación divina, un tema fascinante en toda la Biblia.

Un hermoso ejemplo de esto lo encontramos en el Nuevo Testamento, donde encontramos a una mujer que sufrió durante doce largos años (Marcos 5:25-34). Su sufrimiento no fue sólo físico, sino también social y emocional.

Pero un día conoció a Jesús y su mundo se puso patas arriba. La Biblia nos dice que ella pensó: “Si puedo tocar Su manto, seré sanada”. Y efectivamente, cuando sus dedos tocaron Su manto, su enfermedad se secó. Su creencia en el poder curativo de Jesús se manifestó físicamente, pero lo más importante es que allanó el camino para la curación espiritual.

Jesús le dijo: “Hija, tu fe te ha sanado. Ve en paz y sé libre de tu sufrimiento». Es un relato sorprendente que muestra que la curación y el perdón de Dios están disponibles para nosotros cuando nos acercamos a ellos con fe.

En mi experiencia, he escuchado de personas que están luchando contra la adicción y enfermedades graves al mismo tiempo. Sus circunstancias desesperadas la llevaron a la fe. Sorprendentemente, su salud y sus condiciones de vida mejoraron cuando abrazaron la fe.

Este testimonio moderno subraya la promesa de Salmo 103:3y nos recuerda que la sanidad divina no es un concepto obsoleto sino una realidad actual.

Fuentes como Isaías 53:5 Y Santiago 5:15 solidificar aún más el concepto de sanación divina. Isaías habló de sanidad mediante la crucifixión de Cristo, mientras que Santiago mencionó que la oración llena de fe trae sanidad. Estos versos complementan Salmo 103:3y enfatiza la curación holística que Dios ofrece.

Para los creyentes, estos versículos prometen esperanza y curación. Ya sea sufrimiento físico, adicción o confusión emocional, la curación de Dios llega lejos. Es un rayo de esperanza para quienes sufren.

En conclusión, cualquiera que esté luchando contra una enfermedad o un sentimiento de culpa debe recurrir a Dios. Expande tu fe como la mujer bíblica y Juan. La curación de Dios no es sólo una promesa bíblica: está presente, activa y accesible. Busca Su toque y experimenta el poder restaurador de Su amor.

5. Deuteronomio 7:15

Más de 30 versículos bíblicos sobre la protección contra enfermedades y dolencias.

El Señor te librará de toda enfermedad. No te infligirá a ti las terribles enfermedades que conociste en Egipto, sino que las infligirá a todos los que te aborrecen.

Sumergirse en Deuteronomio 7:15resuena con una promesa de salud divina: “El Señor os guardará libre de toda enfermedad…” Durante generaciones, este versículo ha inspirado esperanza en las luchas por la salud.

El trasfondo histórico es crucial. Esta promesa se les hizo a los israelitas cuando se acercaban a la Tierra Prometida. Su futuro, a diferencia de su pasado esclavizado, estaría lleno de bendiciones, sin que la enfermedad dominara.

El impacto de este versículo trasciende el tiempo. Es una promesa eterna que podemos reclamar hoy. No es una garantía de una vida libre de enfermedades, sino más bien un testimonio del papel de Dios como nuestro protector y sanador.

Profundicemos también en esto con más detalle. Éxodo 23:25 Y 1 Pedro 2:24. El primero vuelve a enfatizar la conexión entre la salud divina y el honor de Dios. Este último habla de la curación espiritual lograda mediante el sacrificio de Jesús. Ambos enfatizan la naturaleza protectora y sanadora de Dios.

Establezcamos paralelos con un evento bíblico significativo. Durante las plagas que azotaron a Egipto, la mano protectora de Dios protegió a los israelitas (Éxodo 7-11). A pesar de la devastación que los rodea, no los ha sufrido ni un solo daño. Esta fue la protección de Dios en acción, manifestándose tanto física como espiritualmente.

Y no fue sólo en los tiempos bíblicos que ocurrieron tales acontecimientos. Ha habido situaciones en el mundo real que reflejan esta protección divina.

Por ejemplo, algunas comunidades han informado tasas de infección sorprendentemente más bajas durante brotes de enfermedades graves. ¿Y cuál es su secreto? Lo atribuyen a la oración y la fe comunes. Estas comunidades reflejan las experiencias de los antiguos israelitas y experimentaron el impacto práctico de las promesas de protección y sanación de Dios en sus vidas.

En un mundo lleno de problemas de salud, estos escritos brindan un rayo de esperanza. Estos no son sólo registros históricos; Son promesas vivas que son aplicables a nuestras vidas hoy. Les insto a que veamos estas palabras no como una negación de la realidad sanitaria actual, sino como la afirmación de una promesa superior.

En resumen, nuestra fe en las promesas de Dios constituye nuestro escudo contra los desafíos de salud. Estamos invitados a encontrar consuelo en la promesa de Dios, una seguridad de su papel como nuestro firme protector y sanador. Mientras caminamos hacia la salud, recuerde Su promesa de protegernos y sanarnos.

6. Salmo 147:3

Más de 30 versículos bíblicos sobre la protección contra enfermedades y dolencias.

Él sana a los quebrantados de corazón
y venda sus heridas.

Imagínate esto: capeas las tormentas más duras de la vida. En medio del caos, una voz calma tu confusión. “Él sana a los quebrantados de corazón y venda sus heridas”. Salmo 147:3que dicen mucho sobre el profundo poder sanador de Dios.

La dualidad de esta escritura es sorprendente. Reconoce nuestro dolor –físico y emocional– y presenta un Dios empático que sana nuestras heridas. En nuestra fragilidad encontramos la curación divina, un concepto profundamente arraigado en las creencias espirituales.

Jeremías 30:17 refleja este sentimiento, con Dios prometiendo restaurar nuestra salud y curar nuestras heridas. Isaías 61:1 afirma además el compromiso de Dios con la curación y representa a Jesús, nuestro sanador, que venda a los quebrantados de corazón. Estos escritos se basan en el Salmo 147:3 y subrayan el compromiso inquebrantable de Dios con nuestra salud y protección.

Ahora hagamos un viaje al pasado hasta una historia bíblica popular. Encontramos a un hombre en el estanque de Betesda, paralizado y desesperado (Juan 5:1-9). Durante treinta y ocho años había visto a otros encontrar curación en el agua mientras él permanecía al margen.

Entra Jesús sanando al hombre, no solo física sino emocionalmente. Aquí vemos una demostración práctica del Salmo 147:3. Este hombre, que alguna vez estuvo desconsolado y marginado, experimenta el poder sanador de Dios, una hermosa demostración de la protección divina contra la enfermedad.

En nuestros tiempos modernos nos encontramos con historias similares. Las personas se recuperan física, emocional y mentalmente de problemas de salud graves. Una mujer gravemente herida en un accidente desafió las predicciones médicas a través de una fe y una rehabilitación incansables.

Ahora ella no sólo se va; ¡Corre maratones! Su historia, entre otras cosas, da vida al Salmo 147:3 en nuestro contexto contemporáneo.

Finalmente, afirmo que el poder sanador de Dios es eterno. Su carácter protector se mantiene y brinda consuelo en momentos de problemas de salud.

Entonces, si está luchando contra una enfermedad física o problemas emocionales, recuerde que nuestro sanador está a solo una oración de distancia. Que la promesa del Salmo 147:3 fortalezca tu fe y te brinde el consuelo que buscas hoy y siempre.

7. Éxodo 23:25-26

Más de 30 versículos bíblicos sobre la protección contra enfermedades y dolencias.

Culto Señor Tu Dios y su bendición estarán sobre tu comida y agua. Quitaré la enfermedad de entre vosotros, 26 y nadie en tu tierra abortará ni será estéril. Te daré una vida plena.

Sumergirse en la Palabra de Dios revela verdades fascinantes. Nuestro enfoque hoy es Éxodo 23:25-26un poderoso testimonio de la promesa de Dios de proteger contra las enfermedades.

Estos versículos ilustran las promesas de Dios para nuestra salud y longevidad. Está escrito: “Adoraré al Señor tu Dios… Yo quitaré de ti toda enfermedad…” Esta promesa divina afirma que nuestra obediencia y adoración pueden activar Su protección.

La conexión entre adoración, obediencia y salud es clara aquí. Aunque esta conexión es profunda, puede parecer abstracta. Pero una mirada al viaje de los israelitas por el desierto lo hace tangible.

A pesar de las duras condiciones, Dios milagrosamente proveyó maná y codornices, y aún más sorprendentemente, ¡no hubo informes de enfermedades entre ellos! Éxodo 16 es un claro recordatorio del poder infinito de Dios para proteger a su pueblo mientras lo adoran en obediencia.

Fuentes como Deuteronomio 7:15 Y Isaías 41:10 Afirmar la promesa de protección de Dios. “El Señor os guardará libre de toda enfermedad”, dice el primero. Este último, una reconfortante seguridad de la ayuda y el apoyo de Dios, refuerza este mandato de protección.

Dadas nuestras crisis sanitarias actuales, estas promesas son oportunas. En medio de la pandemia de COVID-19 y el aumento de las enfermedades crónicas, la Palabra de Dios sigue siendo nuestro refugio. Sus seguridades brindan alivio y nos protegen de estas enfermedades.

Confiemos en las promesas de Dios. Digiera las profundas palabras de Éxodo 23, Deuteronomio 7 e Isaías 41. Que encontremos el valor para confiar en estas promesas divinas. Recuerde, no son sólo palabras; son verdades transformadoras. Creo que si confiamos y obedecemos, seremos testigos de Su protección contra las enfermedades.

Acepta esta promesa; Dejen que infunda fe y confianza en sus corazones. Confío en que esta fe creará cambios notables en nuestras vidas.

8. Oseas 6:1

Más de 30 versículos bíblicos sobre la protección contra enfermedades y dolencias.

“Vamos, volvamos allí. Señor.
Nos hizo pedazos
pero él nos sanará;
él nos lastimó
pero él vendará nuestras heridas.

Cuando participamos en esta discusión, encontramos consuelo en ella. Oseas 6:1. Aquí hay una promesa divina: el compromiso de Dios de sanarnos y restaurarnos tanto espiritual como físicamente.

Las palabras de Oseas brindan consuelo. Nos aseguran que Dios está listo para sanarnos incluso cuando sufrimos. Esta promesa incluye protección contra enfermedades que nos amenazan.

“¿Pero cómo podemos estar seguros?”, te preguntarás. Vamos a ver Jeremías 17:14. Aquí Jeremías confiesa: “Sáname, oh Señor, y seré sano; Sálvame y seré salvo, porque a ti alabo.” Esta declaración testifica del poder de Dios para restaurar la salud.

¿Más pruebas? Salmo 30:2. “Señor Dios mío, te pedí ayuda y tú me sanaste”. Aquí hay otra garantía clara de que la sanidad divina también afecta nuestra salud. Estos versículos juntos forman una poderosa afirmación del escudo de Dios contra las enfermedades.

Nuestra realidad actual está plagada de crisis sanitarias. En medio de esto, la esperanza prospera. Las promesas de Dios contenidas en las Escrituras aseguran su presencia en nuestras luchas por la salud.

Tomemos el relato bíblico de Job. Su vida estuvo marcada por un sufrimiento extremo, incluidas graves dolencias físicas. Pero al final de su terrible experiencia, Dios restauró no sólo la salud de Job sino también su riqueza. ¡Un cambio total! Esta historia de Job es un testimonio del poder de Dios para lograr restauración incluso en las situaciones más desesperadas.

¿Y adivina qué? Esto no se limita a los tiempos bíblicos. Incluso hoy en día, escuchamos historias conmovedoras de personas que han experimentado curación y recuperación después de luchar contra enfermedades graves. Son testimonios vivos y atribuyen su increíble recuperación a la fe y la oración.

Historias como éstas son un rayo de esperanza en nuestros tiempos difíciles y evidencia de la manifestación del poder sanador de Dios en nuestro mundo actual.

Entonces, si usted está enfrentando una enfermedad, encuentre valor en estas garantías. Abrace la promesa bíblica de sanidad y restauración. Mantente firme en tu fe como Jeremías. Clama a Dios como lo hizo el salmista. Considere la Restauración de Job y los testimonios contemporáneos.

En resumen, la promesa de sanidad de Dios brinda protección contra las enfermedades. Esta verdad debería inspirarnos y fortalecer nuestra fe. Experimenta esta protección divina hoy. Es la promesa de Dios, una promesa en la que podemos apoyarnos, creer y encontrar sanidad.

9. Jeremías 33:6

Más de 30 versículos bíblicos sobre la protección contra enfermedades y dolencias.

Sin embargo, le traeré salud y curación; Sanaré a mi pueblo y les brindaré paz y seguridad en abundancia.

Jeremías 33:6 proclama una promesa notable: “He aquí, yo le traeré salud y sanidad”. Esta promesa va más allá del alivio temporal para brindar curación completa de las enfermedades y dolencias. Es una promesa divina holística que tiene como objetivo no sólo sanar nuestros cuerpos sino también rejuvenecer nuestras mentes.

La protección contra las enfermedades bajo el cuidado de Dios no se trata sólo de evitar el sufrimiento. Es un escudo robusto que protege nuestra salud y nos restaura cuando flaqueamos. Esta relación entre la curación y la protección de Dios proporciona un cuadro reconfortante de la tutela divina.

Escritos adicionales como Isaías 38:16 Y Jeremías 30:17 afirmar el compromiso curativo de Dios. No son sólo palabras de consuelo, sino garantías divinas de restauración y sanación. Son promesas con las que puede contar cuando la enfermedad proyecta su sombra.

Estos escritos no son sólo textos antiguos; Son promesas que están vivas y vigentes hoy. Como creyentes que luchan con problemas de salud, nos llevan a la fe y nos alejan del miedo. Son un recordatorio de la promesa inmutable de Dios de ser nuestro sanador y protector.

Al reflexionar sobre la historia del rey Ezequías, obtenemos una visión convincente de la promesa de curación de Dios. En su lecho de muerte, Ezequías recurrió a la oración y experimentó un cambio divino. Su vida se extendió por 15 años y también fue testigo de la protección de Dios contra las amenazas extranjeras (2 Reyes 20:1-7).

Esta promesa no sólo se aplica a los tiempos bíblicos. Hoy en día, numerosos testimonios reflejan la historia de Ezequías. Los pacientes a quienes se les dio poca esperanza experimentaron una recuperación milagrosa después de la oración. Deben estos increíbles cambios a su fe inquebrantable en la promesa de curación de Dios.

En resumen, la promesa de Dios está en Jeremías 33:6 es un faro de esperanza en tiempos de enfermedad. Les insto a que confíen en las promesas de Dios y a confiar en Su sanación y protección. No son reliquias del pasado, pero están activas y accesibles hoy, prometiendo restauración y paz.

10. Salmo 41:3-4

Más de 30 versículos bíblicos sobre la protección contra enfermedades y dolencias.

El Señor la sostiene en su lecho de enferma
y los recupera de su lecho de enfermedad.

4 Dije: “Ten piedad de mí, Señor;
Sáname, porque he pecado contra ti”.


Recomendado para ti


Más versículos de la Biblia sobre el tema de la protección contra las enfermedades

  1. Job 5:18 (NVI)

  2. 2 Tesalonicenses 3:3 (NVI)

  3. 2 Timoteo 4:18 (NVI)

  4. 1 Corintios 10:13 (NVI)

  5. Salmo 121:7 (NVI)

  6. Mateo 6:13 (NVI)

  1. 2 Pedro 2:9

  2. Marcos 1:34

  3. Isaías 54:17

  4. Juan 10:28-30

  5. Isaías 41:10

  6. Josué 1:9

  7. Isaías 43:1-2

  8. Romanos 8:31

  9. Filipenses 4:13

  10. Isaías 40:29-31

  11. Lucas 4:40

  12. Marcos 1:32-34


Recomendado para ti


Dios puede protegerte de la enfermedad incluso en tiempos imposibles

Hay varios pasajes en la Biblia que muestran que la mano sanadora de Dios puede librarnos de cualquier forma de enfermedad.

La historia de Ezequías muestra que Dios puede sanar y llevarse cualquier enfermedad en segundos.

Ezequías estaba mortalmente enfermo. Mientras yacía en su cama, Dios le habló a Isaías para decirle que preparara a su familia para su muerte.

Esto habría sido muy doloroso considerando cuánto liderazgo verdadero y perfecto mostró Ezequías como rey.

Pero no se desanimó.

Entendió que el poder para una larga vida y la liberación está en las manos de Dios.

Así que rápidamente volvió a Dios en oración.

Él dijo,

«Recordar, Señorcómo he caminado delante de ti fielmente y con toda devoción, haciendo lo que es bueno ante tus ojos”.

Mientras oraba, lloró y lloró ante Dios por la salvación.

Él sabía dentro de sí mismo que Dios podía quitar nuestro flagelo.

También es capaz de protegernos de la muerte por enfermedad.

Y mientras lloraba, Dios le habló a Isaías para que volviera a él.

Isaías dijo:

Ve y dile a Ezequías: “Esto es todo”. Señor, el Dios de tu padre David, dice: He oído tu oración y he visto tus lágrimas; Extenderé tu vida quince años.

Dios lo libró de una grave enfermedad.

Si Dios puede aliviar y sanar enfermedades establecidas, ¿no puede protegerte de las enfermedades? Él puede.

Él es capaz de salvar a los justos y protegerlos de todas las tentaciones del diablo.

preguntas frecuentes

¿En qué parte de la Biblia dice que Dios te protegerá de las enfermedades?

El Salmo 91:3-10 en la Biblia confirma el papel de Dios como protector, protegiéndonos incluso de enfermedades mortales. Dice: «Él te salva de trampas ocultas, te protege de peligros mortales… Ningún daño, ningún desastre se acercará a tu casa.» (Salmo 91:3-10)

¿Qué dice la Biblia sobre las enfermedades y los padecimientos?

La Biblia analiza la enfermedad desde diferentes perspectivas. A veces están relacionados con condiciones espirituales o morales, y otras veces ilustran el poder sanador de Dios. Escrituras como Éxodo 15:26 y Santiago 5:14-15 subrayan esto al prometer curación y alentar a buscar la oración. (Éxodo 15:26, Santiago 5:14-15)

¿Qué salmo sanará todas tus enfermedades?

El Salmo 103:2-3 se cita a menudo por su promesa de curar todas las enfermedades. La Escritura declara: “Bendice, alma mía, al SEÑOR, y no olvides todos sus beneficios, que perdona todos tus pecados; quien sana todas tus enfermedades.” (Salmo 103:2-3)

¿Dios te protegerá de las enfermedades?

Éxodo 23:25 en la Biblia sirve como evidencia de la naturaleza protectora de Dios y resalta Su poder para protegernos de las enfermedades. (Éxodo 23:25)

¿Qué versículos de la Biblia consuelan a los enfermos?

Mateo 11:28-30 y Salmo 41:3 son versículos de la Biblia que consuelan a los enfermos, los invitan a buscar descanso de Dios y prometen restauración de la salud. (Mateo 11:28-30, Salmo 41:3)

¿Qué versículo de la Biblia es para un familiar enfermo?

Isaías 41:10 sirve como un versículo reconfortante para un familiar enfermo, prometiendo fuerza, ayuda y socorro de Dios. (Isaías 41:10)

¿Qué versículos de la Biblia hablan sobre la protección contra las enfermedades?

Salmo 91:3-10 y Éxodo 23:25 se refieren directamente a la protección contra las enfermedades. Además, Salmo 46:1 habla de la protección omnicomprensiva de Dios, diciendo: “Dios es nuestro refugio y fortaleza, nuestro ayudante siempre presente en los problemas”.Salmo 91:3-10, Éxodo 23:25, Salmo 46:1)

¿Cuáles son algunos versículos de la Biblia sobre la enfermedad y la curación?

Versículos como Jeremías 30:17 y Santiago 5:14-15 brindan información sobre la enfermedad y la curación, prometen restauración de la salud y recomiendan buscar las oraciones de los ancianos de la iglesia. (Jeremías 30:17, Santiago 5:14-15)

¿Puede proporcionarnos versículos bíblicos breves para sanación y empoderamiento?

Salmo 147:3, Jeremías 30:17 y Éxodo 15:2 son versículos bíblicos breves que inspiran sanación y fortaleza. (Salmo 147:3, Jeremías 30:17, Éxodo 15:2)

¿Qué dice la Biblia sobre el cuidado de los enfermos y los ancianos?

Escrituras como 1 Timoteo 5:1-2 y Santiago 1:27 enfatizan la importancia de cuidar a los enfermos y a los ancianos, recomendando tratar a los ancianos con respeto y ayudar a los necesitados. (1 Timoteo 5:1-2, Santiago 1:27)


Divulgación de contenido:

En The Faithful Christian Blog creo contenido auténtico e inspirador. Aunque soy el autor principal, ocasionalmente uso IA para mejoras menores del lenguaje. Este uso mínimo de IA garantiza artículos confiables y de alta calidad sin comprometer la originalidad o la sinceridad, lo que en última instancia respalda nuestro camino de fe compartido.

Sentido,

Dr. Akatakpo Dunn

Akatakpo Dunn

Dr. Akatakpo Dunn es un seguidor comprometido de Cristo, un miembro activo y orador, y un constante aprendiz de las Escrituras. Apasionado por su fe y por servir a los demás, se esfuerza por compartir su viaje espiritual y sus conocimientos para inspirar y elevar a sus compañeros creyentes. Ha estado activo en la iglesia por más de 23 años. A través del Blog Cristiano Fiel, el Dr. Dunn comparte su amor por Dios, la filantropía y las Escrituras y proporciona un recurso valioso para quienes buscan crecer en su fe.

Sígueme YouTube, Facebook, Gorjeo, InstagramY Pinterest.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Más de 30 versículos bíblicos sobre la protección contra enfermedades y dolencias

La Biblia es una fuente inagotable de sabiduría y consuelo en momentos de dificultad y enfermedad. A lo largo de sus escritos, encontramos versículos que nos brindan esperanza y promesas de protección contra enfermedades y dolencias. En este artículo, exploraremos más de 30 versículos bíblicos que nos recuerdan el poder divino de la protección y sanidad.

Versículos bíblicos sobre la protección contra enfermedades:

  1. Éxodo 15:26: «Si escuchas atentamente la voz del Señor tu Dios, y haces lo que es recto a sus ojos, y prestas oído a sus mandamientos y te mantienes fiel a todos sus estatutos, no te afligiré con ninguna de las enfermedades con las que afligí a los egipcios, porque yo soy el Señor, tu Sanador».
  2. Éxodo 23:25: «Servirás al Señor tu Dios y él bendecirá tu pan y tu agua. Y yo apartaré de en medio de ti las enfermedades».
  3. Deuteronomio 7:15: «El Señor alejará de ti toda enfermedad; no pondrá sobre ti ninguna de las terribles plagas egipcias que conociste, sino que las pondrá sobre todos los que te aborrecen».
  4. Deuteronomio 32:39: «Ved ahora que yo, yo soy, y no hay dioses conmigo. Yo hago morir y hago vivir, yo hiero y yo sano, y de mi mano no hay quien pueda librar».
  5. 2 Crónicas 7:14: «Si mi pueblo, sobre el cual ha sido invocado mi nombre, se humilla y ora, y busca mi rostro y se arrepiente de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, perdonaré su pecado y sanaré su tierra».

Versículos bíblicos sobre la sanidad divina:

  1. Salmos 103:2-3: «Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides ninguno de sus beneficios. Él perdona todas tus iniquidades, y sana todas tus dolencias».
  2. Proverbios 4:20-22: «Hijo mío, está atento a mis palabras; inclina tu oído a mis razones. No los pierdas de vista; guárdalos en lo más profundo de tu corazón. Porque son vida para aquellos que los encuentran y salud para todo su cuerpo».
  3. Santiago 5:15: «Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará. Y si ha cometido pecados, le serán perdonados».
  4. Santiago 5:16: «Confesaos vuestras ofensas unos a otros y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede conseguir mucho».
  5. Isaías 53:5: «Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados».

Estos versículos nos recuerdan la importancia de confiar en Dios en momentos de enfermedad y dolencia. Él tiene el poder de sanarnos y protegernos. Siempre es necesario buscar el cuidado médico adecuado, pero también podemos encontrar consuelo y esperanza en la Palabra de Dios.

Cuando leemos y meditamos en estos versículos, fortalecemos nuestra fe y recordamos que no estamos solos en nuestras luchas. Dios está con nosotros, dispuesto a brindarnos protección y sanidad. Por lo tanto, no debemos perder la esperanza y debemos acercarnos a Dios en la oración en busca de su guía y ayuda.

Fuentes:

  1. Bible Gateway
  2. Bible.com
  3. Bible Study Tools

Deja un comentario