10 Escrituras curativas: comienza a hablar vida en tu cuerpo

El poder de la palabra es una herramienta valiosa cuando se trata de curar nuestro cuerpo y nuestra mente. En la Biblia, encontramos numerosas escrituras que nos invitan a declarar vida y sanidad sobre nosotros mismos. Estas poderosas palabras tienen el poder de transformar nuestra realidad y traer sanidad a nuestras vidas. En este artículo, exploraremos 10 escrituras curativas que te ayudarán a comenzar a hablar vida en tu cuerpo. ¡Prepárate para descubrir el poder que hay en tus palabras y transforma tu vida hoy mismo!

A continuación se muestran 10 escrituras curativas en las que apoyarse cuando sienta que sus emociones están ganando la guerra entre sus oídos.

Se nos enseña cómo estudiar, memorizar y citar las Escrituras, pero no se nos enseña cómo descansar, escuchar y conocer nuestro amor en un nivel íntimo. (Necesitamos comprender cómo funcionan y se construyen las relaciones).

Terminamos con personas que conocen la Biblia pero no conocen a Dios. Leamos y oremos estas escrituras curativas, pero también vivámoslas cuando el enemigo venga tras nosotros.

Cuando tenemos en nuestras manos tanto la doctrina/lógica como la emoción/conexión, experimentamos la plenitud de Dios. (Obtenga más información sobre las escrituras curativas y la sanación emocional con Dios en mi libro Face Off with Your Feelings).

Cuando comenzamos a creer que Dios no sólo es bueno con los demás sino también bueno con nosotros, guiándonos bondadosamente y reprendiéndonos firmemente, nuestras palabras comienzan a cambiar.

Su amor nos hace cambiar nuestras palabras.

¿Por qué leer escritos curativos?

Su amor da la bienvenida a la curación. La insensibilidad alrededor de nuestros corazones se suaviza y los muros que construimos se desmoronan. Uno de los nombres de Dios es Jehová-Rapha, el Sanador. Él es el sanador. No alguien que quiera hacerte creer que la enfermedad viene de Él. Lea la Biblia sobre la sanidad para saber qué está disponible para usted.

Al leer estos pasajes de las Escrituras, piense más en el amor y las relaciones que en citarlos y memorizarlos.

La curación está disponible para nosotros ahora. A veces necesitamos darle la bienvenida a Dios entre nosotros y pedirle que nos muestre las áreas de nuestro corazón y cuerpo que necesitan atención. No pongas a Dios en una caja cuando se trata de tu sanidad.

Disfrute leyendo estas diez escrituras curativas mientras recuerda el poder sanador de Dios.

10 Escrituras curativas: comienza a hablar vida en tu cuerpo

10 escritos curativos

3 Juan 1:2

“Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas y que tengas salud, así como prospera tu alma”.

  • Me encanta esta oración y esta verdad: Él quiere que estemos sanos.
  • Nuestra alma es nuestra mente, nuestra voluntad y nuestros sentimientos.
  • La salud y la sanación son parte de Su voluntad para nosotros.

Oración: Gracias, Padre, por guiarnos y conducirnos en Tu camino hacia la curación y lo que significa sanar. Oro por guía y sabiduría para caminar contigo a través de mi dolor y saber que no estaré solo.

Isaías 53:4-5

“Ciertamente él llevó nuestros dolores, y soportó nuestros dolores; Sin embargo, lo tuvimos por azotado de Dios, herido y afligido. Pero él fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades; El castigo de nuestra paz fue sobre él, y por sus llagas fuimos nosotros curados”.

  • La palabra “duelo” es la palabra hebrea choli, que significa enfermedad.
  • La palabra “sufrimiento” proviene de la palabra hebrea makob, que significa “dolor”.
  • Rafe es la palabra para “sanado”, que significa “curar”, “curar”, “curar”, “curar”.
  • Uno de los nombres de Dios es Jehová-Rafa, el Dios que sana.

Oración: Gracias, Jesús, por aceptar la enfermedad y el dolor en la cruz por mí. Recibo y estoy de acuerdo contigo para mi curación. Te agradezco por Tu Palabra, Tu Amor y Tus escritos curativos que me recuerdan lo que has hecho por mí.

1 Pedro 2:24

“Él mismo llevó nuestros pecados” en Su cuerpo en la cruz, para que muramos por los pecados y vivamos para la justicia; “Por sus llagas fuisteis sanados”.

  • Cuando Jesús fue a la cruz, se hizo pecado por nosotros para que fuéramos justificados por Dios en él (2 Corintios 5:21).
  • Jesús sufrió golpes y también fue golpeado por nuestra curación.
  • Cuando se trata de salud física y salud emocional, la curación y la salud son parte de nosotros.

Oración: Tu hijo ha pagado una deuda que yo nunca podría haber pagado. Gracias por nunca dejarme en mi pecado, sino por hacerme nuevo. Mi viejo murió. Ya no soy esclavo de ello ni de nada que quiera sacar provecho de ello. ¡Amén!

Salmo 103:2-3

“Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides todos sus beneficios, que perdona todos tus pecados, que cura todas tus enfermedades”.

  • Piensa en los beneficios de aceptar a Jesús como tu Salvador
  • Los beneficios incluyen el perdón de todos los pecados y una posible curación.
  • El es un buen padre. Él da buenos regalos y nos da sanidad.

Oración: Padre, gracias por enviar a tu Hijo a morir en mi lugar. No lo recibo por mis obras, sino sólo por gracia. Gracias por amarme y sanarme. Recibo tu amor en el nombre de Jesús.

10 Escrituras curativas: comienza a hablar vida en tu cuerpo

50 Escrituras curativas: comentario y oración

¿Necesitas esperanza? ¡Aprenda más sobre el poder sanador de la Biblia con esta guía! Aquí encontrará 50 versos cuidadosamente seleccionados conocidos por sus mensajes curativos. Cada versículo tiene un comentario sencillo y una oración para ayudarte a entenderlo. Esta guía es excelente para consolarte y fortalecer tu fe, especialmente durante…

Proverbios 4:20-22

“Hijo mío, presta atención a mis palabras; Inclina tu oído a mis palabras. No dejes que desaparezcan de tus ojos; mantenlos en el centro de tu corazón; porque son vida para quienes los encuentran, y salud para toda su carne”.

  • Su palabra es vida y salud para nosotros.
  • Su palabra trae sanidad
  • Aquello en lo que meditamos y nos concentramos nos traerá vida o muerte.

Oración: Padre, ayúdame a escuchar Tu Palabra y no las palabras del mundo. Ayúdame a concentrarme en las palabras que salen de mi boca para que hablen vida sobre mi mente y mi cuerpo. Te agradezco por mostrarme tu camino en el nombre de Jesús.

Mateo 9:20-22

“Y de repente, una mujer que había estado sangrando durante doce años, vino por detrás y tocó el borde de su manto. Porque ella decía para sí: “Si tan solo pudiera tocar su manto, estaré bien”. Pero Jesús se volvió y al verla, le dijo: “Ten ánimo, hija; Tu fe te ha sanado.” Y desde aquella hora la mujer quedó sana.”

  • Él te encontrará donde esté tu fe.
  • No muestra ningún favoritismo.
  • En quién y en qué confiamos

Oración: Gracias por encontrarme donde está mi fe. Ayúdame a vivir por fe y no por lo que siento o veo. Estoy en este mundo, pero no soy de este mundo. Ayúdame a traer el cielo a la tierra en este cuerpo. En el nombre de Jesus.

Lucas 6:19

“Y toda la multitud quería tocarlo, porque de él salía poder y los sanaba a todos”.

Mateo 9:35

“Jesús recorrió cada ciudad y aldea, enseñando en sus sinagogas, proclamando las buenas nuevas del reino y sanando toda dolencia y dolencia”.

  • Jesús sólo hizo lo que vio hacer a su Padre. Su negocio es curar a la gente.
  • La gente podía simplemente tocar a Jesús y el poder dentro de él los sanaría.
  • La forma en que “tocamos” a Jesús es recibiendo, por fe, el poder que él nos dio gratuitamente.
  • Él quiere que estés bien. Él no te dio esto.

Oración: Padre, todas tus promesas son sí y amén. Mantengo la promesa de que me quieres bien. Que soy importante para ti. Rechazo todo lo que pueda dirigirse contra mí. Todo ha sido puesto bajo mis pies por Tu poder dentro de mí, en el nombre de Jesús.

Salmo 107:20-21

“Envió su palabra y los sanó y los libró de su destrucción. ¡Oh, que los hombres dieran gracias al Señor por su bondad y sus maravillosas obras para con los hijos de los hombres!

  • Nuestra actitud del corazón es importante.
  • Dios ha enviado Su Palabra para sanarte y librarte de toda tu destrucción.
  • Mientras te mantienes firme en la fe para recibir sanidad, agradece al Señor.
  • Nuestra vida de pensamiento es importante.

Oración: Padre, te alabo en cada desafío que enfrento. Sé que no me traes destrucción ni me deseas daño. Te agradezco por Tu protección y por rodearme de Tus ángeles en el nombre de Jesús.

Salmo 73:26

“Mi carne y mi corazón pueden desfallecer, pero Dios es la fortaleza de mi corazón y mi porción para siempre”.

  • Habrá momentos en los que no “sientes” que algo sucede, lo que no significa que Dios no esté obrando en tu vida.
  • No debes sentir nada por Su Palabra y Sus promesas para que tu vida sea verdad.
  • Él quiere que estés bien, lo que significa que no tienes que creer las mentiras del enemigo sobre la “enfermedad”.

Oración: Padre, te doy gracias porque continúas obrando y sanándome incluso cuando no lo veo ni lo siento. Estoy agradecido de que nunca cambies lo que sientes por mí cuando yo no lo siento en el nombre de Jesús.

¿Estás dispuesto a vivir por fe y no por tus sentimientos? Obtén mi búsqueda gratuita, Dios, no la guía de tus sentimientos.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




10 Escrituras curativas: comienza a hablar vida en tu cuerpo

10 Escrituras curativas: comienza a hablar vida en tu cuerpo

En esta publicación, exploraremos 10 escrituras curativas que puedes declarar para experimentar un mayor bienestar físico y emocional. Estas poderosas palabras están basadas en la fe y pueden fortalecer tu espíritu mientras te conectas con la fuente de toda curación, Dios.

1. Isaías 53:5

“Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados”.

Esta escritura nos recuerda que Jesús llevó nuestras enfermedades y dolencias en la cruz para que pudiéramos ser sanados. Al declarar esta verdad, estamos recordando y afirmando nuestra identidad en Cristo y su poder sanador en nuestras vidas.

2. Salmo 103:2-3

“Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios. Él es quien perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus dolencias”.

Este versículo nos anima a recordar todos los beneficios de Dios, incluida su capacidad de perdonar y sanar. Al declarar esta escritura, expresamos gratitud por su amor incondicional y esperamos su sanidad en nuestras vidas.

3. Mateo 8:17

“para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: Él mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias”.

En este pasaje, se confirma que Jesús tomó nuestras enfermedades y dolencias en sí mismo. Al declarar esta escritura, reconocemos y aceptamos la obra redentora de Cristo en nuestras vidas, confiando en su poder sanador.

4. Jeremías 30:17

“Porque yo te restauraré la salud, y te sanaré de tus heridas, dice Jehová”.

Esta escritura nos da la confianza de que Dios es nuestro sanador y restaurador. Al declarar esta palabra, nos aferramos a la promesa de Dios de que nos sanará de cualquier enfermedad o herida que enfrentemos.

5. Proverbios 4:20-22

“Hijo mío, está atento a mis palabras; inclina tu oído a mis razones. No se aparten de tus ojos; guárdalas en medio de tu corazón. Porque son vida a los que las hallan y medicina a todo su cuerpo”.

En este versículo, se destaca el poder de las palabras de Dios para traer vida y salud a nuestro cuerpo. Al declarar esta escritura, nos comprometemos a prestar atención a las palabras de Dios y a guardarlas en nuestro corazón para experimentar su vida y sanidad.

6. Marcos 11:24

“Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá”.

Este versículo nos recuerda la importancia de la fe en nuestras oraciones. Al declarar esta escritura, fortalecemos nuestra fe en la capacidad de Dios para responder a nuestras peticiones y sanarnos.

7. Santiago 5:14-15

“¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados”.

Esta escritura nos muestra la importancia de buscar ayuda y oración de otros creyentes cuando estamos enfermos. Al declarar esta escritura, nos abrimos a la intercesión y el poder sanador de Dios a través de la comunidad de fe.

8. 3 Juan 2

“Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma”.

Esta escritura resalta el deseo de Dios de que tengamos salud y bienestar en todos los aspectos de nuestra vida. Al declarar esta palabra, nos unimos a ese deseo divino y buscamos la sanidad holística en nuestra vida.

9. Mateo 9:35

“Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo”.

Este pasaje nos muestra la naturaleza integral del ministerio de Jesús, que incluye enseñar, predicar y sanar. Al declarar esta escritura, nos conectamos con el poder transformador del evangelio y su capacidad para traer sanidad total.

10. Romanos 8:11

“Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros”.

Esta escritura nos asegura que el mismo Espíritu que resucitó a Jesús vive en nosotros y tiene el poder de vivificar nuestros cuerpos. Al declarar esta palabra, activamos la vida y la energía divina en nuestros cuerpos, creyendo en el poder del Espíritu Santo para sanarnos.

  1. Isaías 53:5
  2. Salmo 103:2-3
  3. Mateo 8:17
  4. Jeremías 30:17
  5. Proverbios 4:20-22
  6. Marcos 11:24
  7. Santiago 5:14-15
  8. 3 Juan 2
  9. Mateo 9:35
  10. Romanos 8:11

Al declarar estas escrituras curativas, estamos poniendo nuestra confianza en la promesa y el poder de Dios para traer sanidad a nuestras vidas. ¿Por qué no comienzas hoy mismo a hablar vida en tu cuerpo?


Deja un comentario