Regresar a Dios después de la traición y el dolor – Jessica Hottle

En la vida, a menudo enfrentamos traiciones y dolores que nos alejan de nuestro camino espiritual y nos hacen cuestionar nuestra fe. Sin embargo, la historia de Jessica Hottle, una autora y conferencista inspiracional, nos muestra que es posible regresar a Dios aún después de haber experimentado momentos de traición y dolor. En este artículo, exploraremos las lecciones que Jessica Hottle ha aprendido a lo largo de su viaje espiritual y cómo estas experiencias la han acercado más a Dios. Acompáñanos en esta inspiradora historia de redención y descubramos juntos cómo podemos encontrar la paz y el amor divino incluso en los momentos más oscuros de nuestras vidas.

La vida puede ser un viaje con muchos giros y vueltas. A veces podemos desviarnos de nuestro camino y perder la conexión con Dios. Pero la buena noticia es que Dios siempre está esperando que regresemos a casa. En esta publicación de blog exploraremos algunos pasos prácticos para ayudarlo a regresar a Dios.

Redescubre tu fe: cómo regresar a Dios

Lamento que su dolor te haya lastimado. Sé lo difícil que puede ser procesar este tipo de dolor.

Este tema surge a menudo cuando hablo con las mujeres de mi programa de tutoría. grupo de apoyo de facebook, y en la vida real. Hablamos de cómo la traición y el dolor pueden crear distancia entre Dios y nosotros.

Algunos dirían que es porque sienten vergüenza y culpa y no se sienten lo suficientemente buenos o dignos de estar en la presencia de Dios o leer Su Palabra. Sienten que los errores que han cometido son demasiado grandes para soportarlos. ¿Por qué Dios debería tener que soportar eso? Se sienten avergonzados y piensan: “¿Cómo puede Dios amarme?” despues de todo esto?”

Otros dirían que es la traición y el dolor (causados ​​por el mundo y otras personas, especialmente aquellos en la iglesia) los que han causado la distancia, porque ¿cómo puede un Dios bueno permitir que exista tal dolor? Están enojados con Dios, molestos y confundidos. A menudo hablo con estas mujeres acerca de cómo el dolor existe y es real, pero Dios no está apuntando a ellas. Aquí es donde comenzamos a hablar sobre quién es Dios realmente, y no a través del lente de nuestro dolor (o de este mundo).

Por eso era importante sentar estas bases en mi programa de tutoría. Todo lo que hacemos se basa en nuestra perspectiva, cómo vemos a Dios y cómo creemos que Dios nos ve. Nuestra teología (el estudio de la naturaleza de Dios) desarrolla y crea nuestra intimidad con Dios. Cuando volvemos a Dios nos damos cuenta que él nunca se fue, pero es una renovación de quien pensábamos que era.

Al crecer en un hogar tan caótico, manipulador y abusivo lleno de gente herida, creé una versión del amor que creía que era real y verdadera. Fue todo lo que experimenté y por eso no supe nada diferente. Pensé: “Tú haz esto por mí y yo haré aquello por ti”. El amor era un intercambio basado en el comportamiento y carecía de cualquier sentido de pertenencia. (Mantuve esta creencia hasta bien entrado los veinte años, incluso después de conocer a Jesús).

“Jess, tienes que luchar para sobrevivir. Tienes que hacerlo. Cuidarse. Porque nadie más lo hará.” Eso es lo que me decía a mí mismo al comienzo de mi adolescencia.

Después de aceptar a Jesús a los 22 años, puedes imaginar encontrar un amor que no se basaba en el comportamiento o en cualquier cosa que tuviera que hacer, sino en ser generoso, amable y paciente. No sabía nada de nada de esto. Él. Era. duro.

Sabía acerca de regresar a Dios El dolor no sería una solución rápida, un libro que pudiera leer o un pasaje de las Escrituras que pudiera memorizar. Como dijo Jesús, había que caminar con Jesús todos los días para seguir su ejemplo. Cualquier cosa que viera hacer a su padre, lo haría.

Como Jesús dice que lo sigamos, comencé a seguirlo lentamente, debo agregar, a bastante distancia. Quería y quería involucrarme con la obra de Jesús. Sin embargo, a medida que mi cabeza comenzó a comprender mejor las Escrituras, me di cuenta de que a mi corazón le estaba costando más reconciliar ambas: La bondad de Dios y el dolor que sentí.

Esto se remonta a saber que Dios es bueno y creer que Él es bueno con nosotros incluso cuando nuestra carne lo odia. Gálatas 5 habla de cómo nuestra carne y nuestro espíritu luchan entre sí.

Hay cosas en nuestra vida que causan dolor a nuestra carne, como por ejemplo:

  • La relación que no funcionó
  • La amistad que terminó inesperadamente
  • El trabajo que creías tener
  • El arduo trabajo que pones para no perder peso.

Es muy difícil ver la bondad de Dios cuando se siente como una gran pérdida.

Sin embargo, aquí podemos anclarnos a nosotros mismos (y a nuestra esperanza) de que Su bondad no será cambiada por lo que suceda o no. Su carácter, su voluntad de querer el bien para nosotros, no cambia debido a nuestro comportamiento.

Regresar a Dios después de la traición y el dolor – Jessica Hottle

Por qué dejamos a Dios y cuándo volvemos a Dios

Nuestro comportamiento hacia Dios puede cambiar, pero Él es el mismo ayer, hoy y siempre. Hay una lente a través de la cual podemos ver que, independientemente de nuestros sentimientos, estamos cimentados en la verdad. Sin embargo, no negamos lo que sentimos. Necesitamos un punto de anclaje que nos dé apoyo para que podamos encontrar nuestro camino de regreso a Dios. (Lea Hebreos 6:19.)

El dolor y la traición harán que nos alejemos de Dios en lugar de regresar a Dios. Podemos estar enojados porque la gente todavía está involucrada en la iglesia y creemos que no deberían hacerlo. Quizás el dolor nos ha hecho escondernos por vergüenza y alejarnos de Dios, decidiendo que no merecemos Su amor.

La historia de Jonás es conocida por muchas cosas, incluyendo cómo Jonás huyó cuando Dios lo llamó a predicar la destrucción de Nínive, el gran pez que se lo tragó, cómo fue escupido en tierra y finalmente obedecido, y cómo Jesús se refirió a él. como una señal.

Pero la razón de la lucha de Jonás con su fe queda clara en el último capítulo del libro usando una planta. Jonás no luchó con su fe porque lo que Dios le pedía era difícil; Jonás quería que Nínive fuera destruida. Pero Dios tuvo misericordia de él.

Jonás luchó con su fe porque sabía que Dios sería misericordioso y compasivo con aquellos que consideraba indignos.

Creo que podemos identificarnos con Jonás en muchos niveles, como el hecho de que la misericordia de Dios todavía es para aquellos que nos han lastimado, por lo que también debemos estar cimentados en el hecho de que Su misericordia descansa sobre nosotros porque todavía lastimamos a otros. Todos fallamos (y seguiremos fallando). Saber esto no excusa el comportamiento de nadie. Sin embargo, nos permite procesar de una manera más saludable y quedarnos con la verdad y no con nuestro dolor.

Ahora estoy seguro de que esperabas algunos pasos sobre cómo hacer esto. (Hablo de este tema con más detalle en mi programa de mentoría). Cuando regresamos a Dios, es importante que nos demos cuenta de que Él nunca nos dejó, pero nosotros lo estamos dejando.

Regreso a lo básico: reconectarse con Dios en un mundo lleno de distracciones

la vida puede ser desafiante, y es fácil perder de vista nuestra fe en Dios cuando el dolor nubla nuestra visión. Sin embargo, siempre podemos volver a Dios y redescubrir nuestra relación con él.

Reconoce tu necesidad de Dios.

El primer paso para volver a Dios es reconocer que lo necesita. Reconoce que te has desviado del camino de Dios y que necesitas Su guía y apoyo. Este reconocimiento es el primer paso para abrir tu corazón al amor y la gracia de Dios.

Confiesa tus pecados.

Confesar nuestros pecados es una parte importante del regreso a Dios. Cuando confesamos nuestros pecados, reconocemos nuestras malas acciones y pedimos perdón. La confesión no se trata de sentirnos culpables o avergonzados, sino de ser honestos con nosotros mismos y con Dios. Recuerde: “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo, y nos perdonará nuestros pecados y nos limpiará de toda maldad” (1 Juan 1:9).

Arrepiéntete y apártate del pecado.

El arrepentimiento es el acto de alejarse del pecado y volverse a Dios. Esto implica un cambio de corazón y un compromiso de vivir una vida que agrada a Dios. El arrepentimiento no es un evento único, sino más bien un proceso continuo de crecimiento y transformación. Cuando nos alejamos del pecado y regresamos a Dios, experimentaremos Su amor y gracia en nuestras vidas.

Pase tiempo en oración y meditación.

La oración y la meditación son herramientas poderosas que nos ayudan a conectarnos con Dios. Tómese un tiempo cada día para orar y meditar en la Palabra de Dios. Esto le ayudará a construir una relación más profunda con Dios y fortalecerá su fe. Recuerde que “el Señor está cerca de todos los que lo invocan, de todos los que lo invocan con verdad” (Salmo 145:18).

Rodéate de influencias divinas.

Estamos muy influenciados por las personas de las que nos rodeamos. Rodearte de personas positivas y alentadoras puede ayudarte a mantenerte en el camino correcto y mantener tu conexión con Dios. Asista a la iglesia, únase a un grupo de estudio bíblico o conéctese con otros cristianos que puedan apoyarlo y alentarlo en su camino de fe.

Retornar a Dios es un camino que requiere valentía, humildad y fe. Si sigue estos pasos y busca la guía de Dios, podrá encontrar el camino de regreso a casa y experimentar el amor, la gracia y la paz que provienen de la presencia de Dios. Recuerde: “Vuelvan a mí, y yo volveré a ustedes” (Malaquías 3:7).

Confiesa, arrepiéntete y regresa a Dios

Primero, comencemos con esto: Confesión y arrepentimiento.

  1. Confiesa a Dios dónde estás. Sea honesto con Él y consigo mismo.
  2. Arrepiéntete y vuélvete de tus caminos y vuélvete a Dios.

Esto requiere nuestra acción. La búsqueda de algo bueno y curativo. Todo en nosotros (porque nuestro cerebro es perezoso) querrá volver a las viejas costumbres, pero a través de la perseverancia (acción) podemos, lenta pero seguramente, encontrar nuestro camino de regreso a los brazos del Padre, como lo hizo el hijo pródigo. Este es el momento de nuestro “regreso a Dios”.

Amigo, no estás demasiado lejos de Dios. No hay pecado que no esté cubierto por la sangre de Jesús. Todo lo demás que escuchas es del diablo porque él es el padre de la mentira. No hay verdad en Él. (Lea Juan 8:44)

Oro hoy para que decidas confesarte a Dios. Él está a tu favor y no en tu contra. (Lea Romanos 8:28-39)

La vida puede ser impredecible y podemos encontrarnos desviándonos de nuestras creencias. Sin embargo, nunca es demasiado tarde para volver a Dios y encontrar el camino a casa.

Regresar a Dios después de la traición y el dolor – Jessica Hottle

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded






Preguntas frecuentes – Regresar a Dios después de la traición y el dolor

Regresar a Dios después de la traición y el dolor – Jessica Hottle

En la búsqueda de sanar nuestros corazones heridos y encontrar consuelo después de la traición y el dolor, a menudo nos encontramos con preguntas que nos parecen difíciles de responder. Aquí te presentamos algunas preguntas frecuentes que suelen surgir en este proceso de regresar a Dios tras experimentar heridas emocionales:

1. ¿Por qué permitió Dios que esto sucediera?

Entender por qué Dios permitió que enfrentaras traición y dolor puede ser un desafío, pero es importante recordar que Dios respeta nuestro libre albedrío. A veces, las acciones de otros pueden causarnos dolor, pero Dios está presente para ayudarnos a sanar y encontrar el camino de regreso hacia Él.

2. ¿Cómo puedo perdonar a la persona que me ha traicionado?

Perdonar puede resultar difícil, pero es un paso crucial en nuestro proceso de sanación. Recuerda que el perdón no excusa las acciones de alguien, sino que te libera del peso del resentimiento y te permite seguir adelante. Puedes encontrar fortaleza para perdonar a través de la oración y buscando el ejemplo de Jesús, quien también enfrentó la traición.

3. ¿Puedo confiar en Dios nuevamente después de estas experiencias?

Aunque puede llevar tiempo reconstruir la confianza, Dios siempre está dispuesto a recibirnos con los brazos abiertos. Él es fiel y misericordioso, y está dispuesto a sanar nuestras heridas emocionales y restaurar nuestra confianza en Él. Busca su guía y permítele que te muestre el camino para regresar a Él.

4. ¿Cómo puedo encontrar consuelo para mi dolor?

Encontrar consuelo en medio del dolor puede ser un proceso individual, pero hay varias formas en las que puedes buscar alivio. La oración, la lectura de la Palabra de Dios y el apoyo de una comunidad de fe pueden ser fuentes de consuelo y fortaleza. Además, considera buscar asesoramiento profesional para recibir apoyo adicional durante este proceso.

5. ¿Cómo puedo reconstruir mi relación con Dios?

Reconstruir tu relación con Dios puede comenzar con la oración y el arrepentimiento sincero. Reconoce cualquier parte que puedas haber jugado en la situación y pídele a Dios que te ayude a crecer a partir de ella. También es importante buscar la guía del Espíritu Santo y rodearte de una comunidad de creyentes que puedan apoyarte en tu camino de regreso a Dios.

Encontrar el camino de regreso a Dios después de enfrentar traición y dolor no es fácil, pero es posible. A medida que busques sanar y reconstruir tu relación con Él, recuerda siempre que Dios te ama incondicionalmente y está listo para guiarte en tu camino hacia la sanación y la paz.

Fuente: ejemplofuente.com


Deja un comentario